miércoles, 14 de enero de 2009

Todo lo que usted siempre quiso saber sobre la vida sexual de los quebequeses (y nunca se atrevió a preguntar)

(Imagen de Ed Polish & Darren Wotz)

(ADVERTENCIA: El contenido de este post puede ser considerado como una "docu-ficción", es decir, parcialmente ficticio, parcialmente cierto. ¿Qué parte es fiel a la realidad y qué parte es ficción? Como si fuera a decíroslo, vamos hombre...
Mamá, deja de leer ahora mismo si quieres ahorrarte el bochorno de tu vida.)
******************

Mi amiga quebequesa Lady D. (el pseudónimo es una broma privada, no es por lo real de su porte y lo aristocrático de su persona, más bien al contrario, Lady D. es accesible y humilde como la que más, y es ciertamente una persona encantadora), soltera en la joven cuarentena, joven de cuerpo y de espíritu, me honra con su visita y sentada en mi cocina da vueltas a una cucharita en la taza de té chai que le he preparado. Mientras le descubro las galletas "Príncipe", nos ponemos al día mutuamente y terminamos hablando de sexo, cómo no.

Yo, muertita de curiosidad, ya que Lady D. es una de mis pocas amigas solteras, con lo que se supone que tiene que llevar una vida apasionante de vicio y esplendor: -"Bueno, ¿Y ese amante-amigo que te habías echado últimamente? ¿La cosa progresa?"

Lady D.: -"Chica, no. La cosa murió antes de nacer."

Yo, decepcionada: -"¿Por qué? ¿Cómo? Yo creía que os habiais visto ya varias veces, hasta te había invitado a dormir en su casa..."

Lady D.: -"Cuatro veces, para ser exactos. Tampoco es como si ya hubiéramos planeado todo nuestro futuro juntos. Me dijo que yo le gustaba mucho, que le parezco una persona simpática, atractiva e interesante, pero que finalmente no cree que esté listo para un compromiso, blahblah,blah. Ya sabes, lo de siempre. A las mujeres en la cuarentena ya no nos apetecen tanto las aventurillas esporádicas, en las que hay que empezar de cero cada vez, -por no hablar del sexo, que es un horror cuando monsieur no te conoce- y ellos... se han acostumbrado a vivir solos y si les das a elegir entre hacer conversación para conocer mejor a una mujer, y ver el hockey en calzoncillos, rascándose alegremente, la segunda opción les parece más tentadora."

Yo (asintiendo vigorosamente): -"Por no mencionar que en Quebec, casi todo el mundo a esa edad ya ha tenido una primera pareja, con los consecuentes retoños. Lo que complica aún más la cosa. Menos mal que tu retoño ya es grande."

Lady D.: -"Yessss, sir. Y dentro de poco, mi pequeñín se irá a vivir con su futura novia." Alzando la taza de té, en un brindis: -"Al trabajo bien hecho, y terminado."

Yo, prosigo, sabelotodo: -"Y claro, las mujeres, a partir de los treinta son un poco más maniáticas..."

Lady D., cortándome, glacial: -"Selectivas."

Yo: -"Y todo el mundo sabe que si un tío aún está solo a los cuarenta, es porque: a) es un freak insoportable, b) es un psicópata peligroso."

Lady D.: -"Ciboulette, Arantza, vale con los prejuicios, ¿no?"

Yo: -"Mujer, no me tomes en serio. Es que he visto mucho "Sex & the city". Bueno, pero al menos estos encuentros te permiten tener otras experiencias. Mejor sexo que Botox. Rejuvenece igual, y no conlleva una parálisis facial. Ahora que la ceremonia de los Oscars se acerca, yo sigo pensando que las mujeres en los cuarenta deberían ser capaces de mover las cejas."

Lady D.: -"Tampoco mitifiques lo de la soltería a mi edad. Más maduro no significa necesariamente mejor amante ni personalidad más fascinante. A menudo significa que si tienen un gato, y una es alérgica, y se llega al estadio ese de la relación de «tu gato o yo», eligen al gato."
Yo (incrédula): -"NO."
Lady D. (suspirando): -"Eh bien, oui."

Yo: -"Ya, bueno, pero la variedad, la adrenalina de la conquista, el exotismo, la aventura..."

Lady D.: -"Oye, que suenas como esas mujeres casadas de las telenovelas. ¿Aburrimiento marital habemus?"

Yo (sonrojándome): -"No, no, en ese aspecto no me puedo quejar. Pero oye, ya sabes que yo soy muy púdica. No me importa airear y comentar hasta el menor detalle de TU vida sexual, pero no de la mía".

Lady D.: -"Qué rica. En serio, ¿pasáis por un bajón? Tras diez años juntos, es un poco normal que de vez en cuando haya un bache, ¿no?"

Yo: -"No, la verdad es que todo va bien. Ni siquiera tengo que recurrir a esos trucos absurdos como disfrazarme de institutriz inglesa y atizarle con una regla. Pena, porque conociéndome, hasta me haría gracia." Hago una pausa, soñadora...

Lady D.: -"Así que la monotonía se ha instalado?"

Yo: -"No, si los dos somos bastante, ajem, creativos, no hay peligro de que la monotonía se instale."

Lady D., curiosona: -"Creativos, ¿eh? ¿Y cómo de creativos?"

Yo (la miro, el entrecejo sombrío): -"Oh, ya sabes."

Lady D. se inclina hacia mí, ahora francamente comadre : -"No, no sé."

Yo: -" Juegos de rol. Moros contra cristianos. Rabinos y palestinos. Nos mola la tensión opositora. Y verle vestido de rabino me pone muy burra."

Lady D., un poco decepcionada: -"Ja."

Yo, ahora seria: -"Ya sabes que Monsieur M. es mayor que yo, vivió los salvajes 70 con edad de merecer, y como que eso le calmó bastante. También le dejó ese relentillo flower power que tiene él, ya sabes, lo de ser natural, y zen, y comulgar con el universo. Vamos, que por esforzarme, ni siquiera es necesario que me depile. Las primeras mujeres con las que pudo experimentar no sabían lo que era una axila depilada. Quememos los sostenes, etc, etc."

Lady D.: -"Mmh."

Yo: -"En fin, que con ducharme, es suficiente. Y no estoy segura de que ni siquiera sea un requisito necesario."

Lady D.: -"Mon amour, estoy lista. Me he lavado. Romántico."

Yo (cada vez más incómoda): -"Jolín, dicho así... En serio, lo de tener como pareja un ex-hippie tiene muchas ventajas, y no sólo lo de la depilación opcional. Por ejemplo, no hay riesgo de que se vuelva adicto a la pornografía."

Lady D., súbitamente interesada: -"¿Ah, no?"

Yo (sintiendo que estoy dando muuchos más detalles de los que me había propuesto): -"No. La única vez que le llamé para echar un vistazo a la pantalla del ordenador, para mostrarle unas fotos bastante instructivas sobre las que caí mientras buscaba recetas con calabacines..."

Lady D., escéptica: -"¿Recetas? Con calabacines, ¿eh?"

Yo: -"No me mires así, que es verdad. Tú no sabes lo que te puede salir como resultado cuando buscas en Google algo así, en inglés."

Lady D., aún escéptica: -"Ya."

Yo: -"Noo, DE VERDAD. Argh, cómo eres. El caso es que le enseñé la página «Johnnyboy and his huge zucchini» y-"

Lady D.: -"Ya veo que el adicto al porno en internet no es ÉL..."

Yo (gruño, exasperada): -"Que nooooo. Y él va y se me arranca con el discurso de que es lamentable la explotación femenina en ese tipo de industria, que si tratan a las mujeres como objetos, de forma degradante y machista..."
Lady D.: -"Jo. Er."

Yo: -"Ya. Yo sabía que en nuestra pareja había un feminista, y ahora resulta que es él. Así que el discurso igualitario, como que le quita picante a la cosa de las pelis guarras. Y ahí es cuando se nota más lo de la diferencia de edad. Yo he sido adolescente en los ochenta. He crecido apreciando el lado trash de la vida. Las permanentes, las medias de rejilla, la ropa de vinilo, el pintalabios negro y el eyeliner unisex. Él llevaba el pelo hasta la cintura, hacía tai chi y tejía su propia ropa."

Lady D.: -"Y cuando queréis aderezar un poco la vida íntima, si no tenéis grandes perversiones y el porno está excluido, os queda..."

Yo: -"«El Tao del arte de amar»." Pausa.

Lady D., escueta: -"Ah."

Yo: -"Y «Lo mejor del arte erótico japonés». «Tus chakras del amor»."

Lady D.: "----"

Yo: -"Si te ríes, te sacudo."

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Ay madre, ay madre...jajajajajajaja....perdón!!! pero es que te leo en el trabajo (eres lo primero que busco al llegar a la oficina) y joé!! que mis compis ya piensan que estoy como una cabra (sus razones tienen, no te voy a mentir) y ahora esto!! jajajajaja...que no puedo parar de reir!!!
Eres única!!!
Un beso
Maite

Sara dijo...

Un artículo genial! (creo que este va a tener éxito, a todos nos gusta leer sobre sexo.. jajaja)

Un abrazo, y las magdalenas... todo un éxito!

Lupe dijo...

Lo mejor de Sex and the city (y de tu blog) es que las que vivimos en pueblos absurdos de 70.000 habitantes en medio del Atlántico nos damos cuenta de que en TODAS partes pasan las mismas cosas, las mismas (con pequeñas variaciones: fútbol/hockey).
Eso tranquiliza bastante, la verdad.

Noema dijo...

Ahora entiendo la racha de los calabacines, jajajajaja!

con Ka dijo...

¡Jaja! Muy bueno :D
Chica, lo de tomarse el sexo 'con calma y relajación' estará también relacionado con todas las horas que os tenéis que pasar en casa durante el invierno... Imagínate un 'aquí te pillo aquí te mato' de diez minutos, ¿cómo llenas el resto de la tarde? XD

CRIS dijo...

Dios veo que el patetismo de la mediana edad es igual en todas partes!!!.No sé si reír o llorar.Para otra visión de las relaciones entre hombre y mujer véase "Madmen",un poco menos humorístico que "Sex in the city".
Nada veo que tu inspiración no decae ni un día.
Un besín

Begoña dijo...

Tu madre se habrá hartado de reir.... Muy bueno, muy bueno.
Un saludo, Begoña

Arantza dijo...

Maite: cuidadito, a ver si te pilla el jefe... y luego me ponen una demanda culpándome de la baja de producción en tu empresa :-).

Sara: me alegro del éxito de las magdalenas/madalenas/muffins. Yo pensaba que no tendría ganas de hornear nada dulce durante una buena temporada, pero esta mañana, leyendo el blog de Cris, me ha entrado el gusanillo repostero de nuevo. *Suspiro*.

Lupe: no me digas que en Canarias también pasa eso de que a partir de los 30, una chica tiene más posibilidades de que le caiga un rayo encima que de encontrar una relación estable... :-) esto de los deportes televisados es malísimo. Pero sí, es curioso eso de que el varón sea igual -desde un punto de vista antropológico- por estas latitudes nórdicas que por aquellas volcánicas...

Noema: no me lo recuerdes. Por aquí aún quedan resentimientos provocados por el Infausto Incidente de los Calabacines.

Con Ka: lamento decirte que, sexo tántrico o no, la media que tarda un hombre en alcanzar el orgasmo es de 5 a 10 minutos (incluso los de Bilbao). Eso quiere decir que uno puede estirar el tiempo en los preliminares, pero todo tiene un límite. ¿Cómo llenar el resto de la tarde? Por eso he aprendido a tejer. ¿Y por qué crees que cocino tanto? :-D

Cris: gracias por la recomendación televisiva. Ayudará a llenar el resto de la tarde :-). Yo quiero creer, en el fondo de mi alma, que tiene que quedar algún "brave homme" en la treintena (y para arriba). Os lo deseo, en todo caso. (Chicos: ¡manifestaos!)

Begoña: No creas, no. Mi madre (si ha leído esto, espero que no), estará preguntándose qué error cometió en mi educación.

con Ka dijo...

XD

liuia drusilla dijo...

Cuando han empezado a preguntar qué era el sexo tántrico he tenido que sacar a la perra y a la gata fuera de la habitación, ¡te parecerá bonito! :P
Les he dicho que se lo explicará el consorte cuando llegue, a ver si dejan de preguntar. Y ya, de paso, que me dé unas clases prácticas a mí, ñejejeje. La próxima vez que lea tu blog será cuando él no esté en el trabajo, por si me surge alguna otra emergencia, jajaja.

Arantza dijo...

Liuia: me estás descubriendo nuevas aplicaciones de este blog: además de abrir el apetito, es afrodisiaco.